Más allá del fin de la Historia: ¿una inhabilitación filosófica de lo político?